Buscar
  • CMPC

La vacuna salva vidas

Actualizado: 26 de jun de 2019


Una amenaza recorre el mundo. Una tendencia irracional que niega la ciencia, se alza contra uno de los logros más importantes de la medicina: los beneficios de la vacunación en el desafío permanente de salvar vidas. Ante el crecimiento de los grupos que se oponen al sistema de vacunación, el Consejo de Médicos de la Provincia de Córdoba se pone al frente de una campaña que iniciamos en defensa de su obligatoriedad regida por le Ley Nacional 22.909, despertando conciencia social y reclamando una legislación complementaria que asegure su cumplimiento.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las campañas de vacunación evitan entre 2 a 3 millones de muertes al año en el mundo, y son reconocidas internacionalmente como una de las intervenciones de salud con mayor eficacia y mejores resultados.


Es un hecho comprobado que las vacunas, junto con otras medidas sanitarias como la higiene ambiental y el agua potable fueron las que prolongaron la vida del ser humano y su calidad. Por eso, como sostienen prestigiosos colegas, dejar de vacunar es una irresponsabilidad y una maldad. Una irresponsabilidad que atenta individualmente, entre ellos contra nuestros propios hijos y una maldad porque dicha actitud pone en riesgo a toda una sociedad. No hay dudas que, por el contrario, la vacuna es una actitud solidaria que nos protege individualmente y protege a toda una comunidad.

Para la OMS, “La inmunización es componente esencial del derecho humano a la salud, además de responsabilidad de individuos, comunidades y gobiernos”.

La vacunación obligatoria es el resultado de un histórico cambio de paradigma que se centra fundamentalmente en la salud y no en la enfermedad. El objetivo de un sistema sanitario no es atender enfermedades sino evitar que las enfermedades se produzcan. Y en este avance tiene un papel central la inmunología y la promoción de una vida saludable. Nadie puede negar que esa visión, logró el objetivo de que haya enfermedades controladas y en algunos casos erradicadas, como la polio, la meningitis, la rubeola, entre otras.

La política de vacunación en nuestro país ha sido, con distintas intensidades, una práctica de avanzada a partir de su obligatoriedad y de la incorporación permanente de nuevas aplicaciones, cuyos beneficios forman parte de la historia de la salud, como un hecho trascendente. No podemos volver atrás.

El retorno del sarampión en países desarrollados debe llamarnos a la reflexión. La OMS no duda en responsabilizar a los movimientos antivacunas de su aumento en la realidad sanitaria europea. Datos del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, señalan que el 76 % de los 11.383, entre marzo de 2018 y el primero de abril de 2019 en Europa se dieron en personas no vacunadas. Es decir, 7.099 personas afectadas en países en que la enfermedad se consideraba superada como epidemia.

En los primeros meses de 2019, sólo en Estados Unidos, se han registrado 159 casos. La razón es la misma. Los datos son contundentes.

La directora regional de la OMS, Zsuzsanna Jakab, alertó que revertir esta situación radica en que todos hagan su parte: “inmunizar a sus hijos, a sí mismos, a sus pacientes, a sus poblaciones, y también recordar a los demás que la vacunación salva vidas".

Recientemente, en nuestro país, las autoridades sanitarias de Santa Fe confirmaron el primer caso de sarampión del año. Se trata de un hombre de 35 años que no estaba vacunado y habría contraído el virus en un viaje por Hong Kong. Frente a este caso, desde el Ministerio de Salud provincial informaron que sólo en enero y febrero, “doce países de América notificaron más de 16.000 casos”, por lo que llamaron a reforzar la vacunación.

De allí la necesidad de afrontar el problema en toda su dimensión. Hay que evitar el retorno a un pensamiento mágico, a una sociedad instada por una falsa información a pensar sin evidencias científicas.



0 vistas
Logo CMPC blanco.png

©2019 by Medios x Medios